El sustrato

El suelo (Soil)

El Suelo es uno de los elementos más importantes para un cultivo de Cannabis, de ahí depende en gran medida el éxito o el fracaso de una buena cosecha. Hoy en día la tierra negra se queda en el pasado como la base principal del suelo por varias razones, por ejemplo, está comprobado que es necesario mezclar la tierra negra con mejoradores de suelo para corregir su textura, retención de humedad y aireación, con el fin de facilitar a las raíces un desarrollo óptimo. Por otro lado, la tierra negra normalmente contiene malas hierbas, raíces, hongos, bichos y otros problemas que acarrean comúnmente, por eso es importante adquirir tierra negra de calidad, que la marca garantice un proceso de tamizaje y técnicas a base de calor, entre otras, para librar elementos que no son benéficos en el suelo.

Ahora bien, entendiendo que el sustrato ideal para cannabis debe ser una mezcla de varios componentes, es importante conocer las características de cada uno y los beneficios que aportan a la mezcla. Un sustrato de cannabis se compone de:

  • Sustrato de coco molido (fibra de coco);
  • Humus de lombriz;
  • Turba Rubia, algunas mezclas también contienen Turba negra;
  • Perlita;
  • Vermiculita;
  • Abonos ricos en macronutrientes y micronutrientes: compost, guano de murciélago, gallinaza, entre otros.

Es muy beneficioso aportarle al sustrato estimuladores de raíz, como son las micorrizas y las trichodermas, además de estimular la nutrición y el crecimiento de la raíz, ayudan a controlar hongos perjudiciales para la planta. Este tema en específico se abordará en un capítulo más adelante.

La mezcla ideal contiene porcentajes diferentes en cada componente, no se puede mezclar cada componente en porcentajes iguales, ya que cada componente tiene unas características específicas, por el cual, al ser mezclado en diferentes proporciones aportan beneficios o, por el contrario, en cantidades desproporcionadas puede acarrear problemas al suelo.

El sustrato de coco es el medio de cultivo orgánico principal con mayor porcentaje en una mezcla para cannabis (30% – 70%), reemplazando a la tierra negra como único medio de cultivo del suelo. Es un componente orgánico con propiedades nutritivas sin importancia, pero que serán mejoradas con el humus, abonos y fertilizantes. Sin embargo, se convierte en un excelente medio para el desarrollo de las raíces y uno de los principales mejoradores del suelo a bajo costo. Algunos cultivadores expertos lo emplean en un 100% como único medio de cultivo, apoyándolo con un fertilizates muy avanzados y un buen conocimiento de la nutrición de la planta de cannabis.

No se recomienda la cascarilla de arroz como mejorador del suelo, por lo que no tiene suficiente retención de humedad y deja pasar sin retener gran parte de los valiosos fertilizantes, ya que forma conductos y salidas de agua, además se descompone orgánicamente con el tiempo, perdiendo su función de airear un poco las raíces.  Los principales mejoradores de suelo para una mezcla ideal de cannabis son el sustrato de coco, la perlita, la vermiculita y la apreciada turba rubia con su PH ácido, ideal para hortalizas y plantas acidófilas como es el cannabis. La tierra negra es tratada principalmente para cultivo exterior, pero puede hacer parte de un sustrato para indoor en muy bajas proporciones y que sea de muy buena calidad.

Existen en el mercado una variedad de marcas de sustrato especializado para cannabis, hay que tener cuidado con ciertas marcas que contienen demasiada turba rubia y que retengan humedad más de lo recomendado, la cual puede hacer que el sustrato se demore más de lo normal en secarse. Dependiendo de varios factores del cultivo, es importante tener en cuenta el sustrato que mejor se acomode al clima y al espacio de cultivo, bien sea interior o exterior. Un factor determinante es la tecnología de luces que se esté usando, por ejemplo, las luces de sodio de alta presión generan demasiado calor y esto hace que el sustrato se seque más rápido que con las luces LED, donde la temperatura se controla fácilmente.

Se recomienda al cultivador novato que no se preocupe al principio en enfocar su atención en realizar su propia mezcla, dado que sería importante tener un poco más de experiencia e investigación sobre el tema. Además, la mezcla lista de una marca ya ha sido probada con varios cultivos y eso es una garantía para acertar bien desde la primera cosecha de un cultivador novato.  Pero si se trata de un cultivador muy curioso que le atrae mucho la investigación y experimentación, puede empezar de una vez con su propia mezcla, bajo su responsabilidad de tener éxito o fracaso desde el principio con el sustrato que prepare. Por otro lado, hay cultivadores expertos que nunca se han preocupado por realizar sus propias mezclas y prefieren invertir en la marca de un sustrato con el que mejor han tenido buenos resultados.

Un sustrato nuevo siempre será mejor, pero reutilizar el sustrato una sola vez es viable, siempre y cuando se tengan ciertas recomendaciones, preferiblemente para cultivadores con más experiencia:

  • El sustrato debe ser de muy buena calidad, que no haya pasado por plagas que no se pudieron controlar antes y molestos hongos de raíz.
  • Que preferiblemente haya sido de una cosecha con genéticas autoflorecientes, porque no dejan tantas raíces como las genéticas feminizadas y regulares, pero de igual manera funciona con todas las genéticas;
  • Se recomienda tener control con un medidor de electroconductividad (EC), para conocer el nivel de sales con el que quedó la cosecha anterior y corregir lixiviando con agua y agregando un porcentaje de 10% a 20% con sustrato de coco, con el fin de recuperar un poco la esponjosidad.
  • Se debe abonar con humus en un 5% a 10% aproximadamente, mezclar gradualmente mientras se revisa el nivel de EC.

A continuación, se presentan los componentes del sustrato por separado con sus características principales:

Sustrato de Coco – Fibra de Coco

El sustrato de coco es el medio de cultivo orgánico más importante en el cultivo de hortalizas, plantas acidófilas y cannabis, es un gran mejorador del suelo para facilitar el desarrollo de las raíces, posee propiedades nutritivas muy bajas por lo cual que se toma como un medio inerte. Se puede mejorar nutricionalmente aportando humus, tierra de calidad, abonos y fertilizantes orgánicos o minerales.

Para extraer la fibra de coco primero se saca con un pelapapa la capa exterior peluda, bajo esta capa peluda se encuentra la apreciada fibra que servirá como sustrato. La fibra se deja en remojo alrededor de 9 meses para eliminar las sales y mejorar sus propiedades.

El coco es uno de los componentes más importantes con mayor porcentaje en una mezcla para cannabis (30% – 70%). Algunos cultivadores expertos lo emplean en un 100% como único medio de cultivo, apoyándolo con un fertilizates muy avanzados y un buen conocimiento de la nutrición de la planta.

Ventajas:

  • PH neutro.
  • Niveles muy bajos de electroconductividad (EC).
  • Excelente acondicionador para mejorar la estructura del suelo gracias a su textura esponjosa.
  • Muy liviano.
  • Buena aireación.
  • Buena capacidad de retención de humedad y nutrientes, no se encharca.
  • Libre de malas hierbas y hongos.
  • Resistente a la descomposición y putrefacción.
  • Económico y rendidor.

Perlita

La perlita se caracteriza por ser pequeñas piedras livianas y porosas de color blanco. Para convertir este en mineral en sustrato primero debe ser sometido a un proceso de expansión a altas temperaturas, similar como sucede con las palomitas de maíz, lo que la hace estéril y libre de hongos. Es un medio liviano, inerte, con PH neutro (entre 6.5 y 7.0); se usa normalmente en mezclas con proporciones entre 10%, 20% ó 30% para mejorar considerablemente el suelo, superando en muchos aspectos a la cascarilla de arroz.

Ventajas:

  • Ayuda a esponjar la tierra
  • Mejora la aireación.
  • Buena capacidad para retención de humedad y nutrientes.
  • Se puede mezclar con otros sustratos o usar como único medio en cultivos hidropónicos.
  • Tolera los excesos de riego.

Vermiculita

 

Su forma es de pequeñas láminas con reflejos metálicos de color dorado, con baja densidad aparente y elevada porosidad. La vermiculita es un nombre geológico dado a un grupo de minerales hidratados laminares de la familia de la mica, formado por silicatos de aluminio, hierro y magnesio, se extrae de minas a cielo abierto. La vermiculita tiene la propiedad de exfoliarse al ser calentada, el rango de exfoliación llega a ser de 8 a 20 veces su volumen original. Este proceso de exfoliación (expansión) convierte los densos copos de mineral en ligeros gránulos porosos que contienen innumerables capas de aire.

La vermiculita es usada normalmente en mezclas con proporciones entre 5%, 10% y 20% o como medio para cultivos hidropónicos. Es un sustrato que al trabajarlo por primera vez, los cultivadores no dejarán de usarlo en sus mezclas, dado a sus importantes beneficios, como es la excelente retención de humedad, la cual almacena y administra constantemente los nutrientes retenidos entre su estructura laminar, aun cuando la mezcla parece completamente seca, éste beneficio será el más notorio, ya que las hojas no volverán a ponerse flácidas cuando se pasa el día del riego.

Ventajas:

PH neutro.

  • Ligera, fácil de manejar y se mezcla bien con sustratos orgánicos.
  • Retiene líquidos hasta 4 veces su propio peso, aportando progresivamente los nutrientes retenidos entre su estructura laminar.
  • Material químicamente inerte y estéril.
  • Es un gran gestor del agua y el aire entre el sustrato y las raíces.
  • Afloja bien las mezclas de sustrato, facilitando así un mejor desarrollo y un crecimiento más rápido de las raíces.
  • En el trasplante de los plantines no se dañan las raíces debido a las partículas de vermiculita adheridas.
  • Disminución de la frecuencia de riego.

Turba rubia

La turba rubia es uno de los componentes más importantes en mezclas especiales para plantas acidófilas, como son las azaleas y el cannabis, usado también para germinación en Giffy y trasplantes de pequeñas plántulas. Se caracteriza por su color marrón oscuro, por ser una masa ligera, esponjosa, con muy buena retención de humedad y fácil de manipular.

Este sustrato orgánico pertenece a un tipo de peat moss, es una capa gruesa que se forma en la superficie de los pantanos en condiciones de bajas temperaturas, poca luz solar y frecuentes lluvias, originando un sustrato con un PH ácido y un nivel importante de retención de humedad.

La turba rubia es usada normalmente en mezclas con proporciones entre 10% a 40%, y en semilleros entre un 50% y hasta 100% como único medio de germinación.

Ventajas:

-PH ácido (varía entre el 3 a 4).

-Gran capacidad de retención de agua.

-Muy esponjosa, buena circulación del aire y facilidad para la extracción de agua por parte de las raíces.

-Facilita la expansión de las raíces.

-No afecta el intercambio catiónico (EC bajo).

Humus de lombriz

El humus de lombriz es el acondicionador orgánico universal y ecológico más empleado como fertilizante, ayuda a restituir la materia orgánica del suelo degradado y aumentar la fertilidad. Es rico en microorganismos benéficos y numerosos nutrientes, en especial, el gran contenido en Nitrógeno. Su PH es neutro (entre 6,8 y 7,8), además, sus ácidos fúlvicos y húmicos, así como la abundante flora bacteriana favorece el desarrollo de las plantas. Su aspecto es parecido a la tierra negra, pero con las ventajas de tener una mejor textura, inodoro, ausencia de fitotoxicidad, totalmente ecológico, fácil de manipular, no poseer hiervas malas, piedras, bichos, terrones, etc.

El humus de lombriz es el resultado de la transformación del compostaje de elementos orgánicos gracias a las Lombrices rojas californianas, los elementos orgánicos provienen de compost de origen vegetal (hojas, paja, hierbas, etc.) y el compost principalmente de estiércol de ganado. El proceso de producción consiste en el paso de la materia orgánica por el tracto intestinal de las lombrices, aportando microorganismos, fermentos y eliminando la fitotoxicidad propia del estiércol (acidez, restos de antibióticos, etc.).

Para enriquecer sustratos “inertes” bajos en Electroconductividad (EC) como es el sustrato de coco, se mezcla en proporciones de 10% a 30% de humus de lombriz, dependiendo del nivel de Electroconductividad deseada. En caso de que la mezcla contenga un alto porcentaje de elementos orgánicos que aumentan la EC, como es la tierra negra, compost y otros abonos, tener en cuenta que mezclándose con humus aumentará considerablemente la EC. No se recomienda mezclar humus en cantidades por encima de 30%, por varias razones; la primera, porque sobrepasa la Electroconductividad máxima recomendada para plantas de Cannabis (EC 2.0 mS/u); la segunda, porque tiende a compactar negativamente al suelo cuando está en altas proporciones; la tercera, porque el humus tiende a alcalinizar un poco el PH del suelo cuando está en grandes proporciones, bloqueando los nutrientes que funcionan con un PH un poco más ácido.

Se recomienda la utilización de un medidor de EC para realizar la mezcla con mayor precisión, o realizar las mezclas con los porcentajes recomendados e ir ensayando los resultados.

No se conocen ningún tipo de problemas toxicológicos derivados del uso de este producto.

Ventajas:

  • Aumenta la actividad biológica del suelo por su gran riqueza en flora microbiana.
  • Aumenta la capacidad de intercambio catiónico del suelo, es decir, aumenta considerablemente el nivel de Electroconductividad (EC) del suelo.
  • Buen aporte de los principales nutrientes NPK (Nitrógeno, Fósforo, Potasio), nutrientes secundarios u oligoelementos como Calcio (Ca), Magnesio (Mg), micronutrientes como el Hierro (Fe).
  • Aumenta la eficacia de los abonos minerales acelerando la recuperación de la fertilidad.
  • Facilita el enraizamiento y el desarrollo de la raíz.
  • Contiene sustancias de carácter fitorregulador que aumentan la capacidad inmunológica de la planta, ayudando al control de plagas.
  • PH neutro (entre 6,8 y 7,8).
  • Ayuda al color verde de las hojas debido al gran contenido en Nitrógeno.
  • Ayuda a la restructuración de suelos degradados.
  • Acelera el proceso de humificación.
  • Carente de fitotoxicidad (salmonella, Escherichia Coli ).
  • Inodoro y no deja residuos al tacto.

 

Por Colombian Happy

 


Iluminación LED para cultivo

Lampara LED para cultivo - LED grow light

Estas lamparas emiten un Full espectro RGB (Red, Green, Blue) ideal para todas las etapas del cultivo, crea la temperatura de color principalmente con la combinación de color rojo y azul. Algunos fabricantes de estas Lamparas agregan Amarillo, Blanco, Rosado, Violeta, entre otros, para potencializar el espectro RGB de manera inteligente. Hay unos modelos que tienen un interruptor para profundizar en ciertos colores RGB de acuerdo con la etapa de la planta.

 

Ejemplo 1

Ejemplo 2

Ejemplo 3

Ejemplo 4

Los Watts por metro cuadrado recomendado es igual o superior a 200 Watts, con 250 a 300 Watts se pueden obtener más de 300 a 400 gramos de cosecha, teniendo en cuenta el tipo de genética, la nutrición y otros factores. Para una sola planta entre 50 a 80 cm de altura puede alcanzar una humilde cosecha con tan solo 50 Watts aproximadamente. Se encuentran disponibles en Grow ligths LED y en bombillos especiales de cultivo (Grow ligth bulbs) con el espectro RGB.

Reflectores LED comunes o bombillos de luz LED caseras

Los Reflectores LED se adquieren en almacenes especializados de luces LED de la ciudad, como también en ferreterías, Homecenter, Mercado libre y muchas tiendas online. Entre sus ventajas, es que son buenos para resistir la intemperie de la calle, resistentes a la humedad y su instalación es fácil, además, distribuye mejor la luz gracias al material reflectante. Es recomendable buscar reflectores que tengan la galleta de chips LED lo más ancho y bien repartido posible, y que el material reflectante sea blanco en vez de plateado o que el reflectante plateado sea en relieve como la tela mylar, esto asegura mayor aprovechamiento de los lúmenes y distribución de la luz.

En cuanto a los bombillos LED caseros, se pueden encontrar hasta en las cacharrerías y en pequeñas tiendas a costos muy favorables, lo importante es poder obtener los Watts necesarios con la suma de varios bombillos en un metro cuadrado como medida de referencia. Cada bombillo LED necesitará de la instalación de un plafón para poder funcionar.

Los Watts y la temperatura de color

Con esta tecnología LED se obtiene una buena cosecha a partir de 200 a 300 Watts por metro cuadrado, a diferencia de las luces de Sodio de Alta presión que requieren de 400 Watts como mínimo para poder obtener una cosecha decente, dado que se desperdicia mucha potencia al no cubrir por completo el espectro RGB (red, green, blue) ideal para la nutrición lumínica de las plantas. Se recomienda distribuir varias luces LED repartidas de manera homogénea dentro del espacio de cultivo.

Es importante profundizar un poco sobre el tema de la temperatura de color y el espectro RGB de la luz, pues hace parte de la nutrición lumínica de las plantas. La planta de cannabis absorbe ciertos colores según la etapa en la que se encuentre, por ejemplo, las luces LED blancas (6.500K) o frías (7.00k - 8.000k) son ideales para crecimiento y esquejes, esto significa que al principio prefieren los tonos azulados, mientras que las luces LED cálidas (3.500K) son ideales para floración, esto significa que las plantas prefieren un poco más los tonos amarillos y rojos. En caso de no contar con luces LED cálidas, se pueden usar las luces blancas en floración, pero no se puede esperar que las flores engorden igual que lo que se obtiene con luces LED cálidas o con luces LED especiales para cultivo con alto espectro RGB.

En el área de cultivo es indispensable tener instalado un bombillo LED de pocos Watts de color verde, 6 Watts puede ser más que suficiente, con el fin de usarlo en caso de que las luces del cultivo se encuentren apagadas por el fotoperiodo.  La luz verde no es absorbida por las plantas, de este modo, se puede trabajar en el área de cultivo sin alcanzar a estresar las plantas. Sin embargo, es mejor no abusar y evitar cualquier estrés innecesario.

La temperatura y distancia de la luz

Con las típicas luces de sodio de alta presión el tema de la temperatura es de los problemas más comunes en cultivo indoor, se deben usar las lamparas a una buena distancia para no llegar a quemar la planta. Con las luces LED ya no hay problemas de altas temperaturas, los reflectores o las bombillas LED pueden acercarse a muy pocos centímetros de las plantas, 10 cm aproximadamente sin quemar las hojas. Sin embargo, es mejor no abusar, ya que en el caso de las plantas de cannabis el crecimiento es muy acelerado y alrededor de 3 días podrían haber crecido varios centímetros. Mantener una distancia un poco más alejada para que la luz se reparta mejor, alrededor de 20, 30 y hasta 40 cm estaría bien con 250 Watts. Dependiendo de la cantidad de Watts de las luces y si es el caso de luces LED especiales para cultivo, se debe tener en cuenta las especificaciones del fabricante. Un termo-higrómetro facilita el control de la temperatura, con la mano del cultivador también es posible detectar si la temperatura quema o emite un calor agradable y suave, esto es alrededor de 23 a 25 grados centígrados como máximo. No es aconsejable mantener temperaturas de 26 a 28 grados, pero tampoco va a estar en peligro el cultivo.

Con una distancia inapropiada de las luces las plantas pueden dejar de tener un crecimiento normal, dado que cuando el reflector se encuentra muy cerca puede hacer que las plantas dejen de crecer verticalmente y se concentre en desarrollar más hojas de lo normal acarreando algunos problemas, lo contrario sucede cuando la luz se encuentra muy alejada, esto hace que la planta se note muy estirada entre cada nudo y el tallo muy delgado.

Escrito por: Colombian Happy


Conferencias

bZz0rj)ޭدץsZrV/q%w[h{^h֭jv\WsZv+ܕ,ǫ(ק֭jzWz{\{^kb'^秽Zy%ǜYJoq(5ǜ\l-ǜ\l~*rlVrly%oq(X-ǜ\e~*֭jv\i u+uޗ秽دrVrbwuZǞ鞞(קy֭jv\ib z^so݊݊b'^ݼmqZy%ǜYJoq(5ǜ\l-ǜ\l~*rlVrly%Zy% Zy%YZZyrm$.׫zWvbZy%yޭ֭jzWz{\{^kZyr]x&j"]{g?v+v+v+v+v+݊%j/q'zb'^xyZz0ǫ(Kz0rn{-z0rz{mZyrjY^xyدrV{^Zy^rz{m睊zW_g%j/q(rfw)ǜ\lrqVrqy%iZy%goq(g_-ǜY`~*rqZyrm$.׫zW_gbZy%yޭ֭jzWz{\{^kZyr]x&j"_G}}%j/q^z^gy%j/q^0izy֭jv\Wwg%j-^ܥz(vzkf)ߢuެZmu izpڐ.rV+ljeyݦr+my-)ಗ^rGږǡl0*.rrP(fI<+ú0$&൪zjy+zY袗zZsۖ'ددv+ܕ,Dzzek'Dzzek'jXǧq쭾'^Z7Lwחb'^_|iZzu) ڦܥ{zҜ]j֯qhjeɩez]}yZy♫^Ǩjxjכxy]%j/q쭾'^Zwڙ%j/q쭾'^Z~z܆i ۛy&yK=z ek-(y֦'%fZ(Fѩ֫F%iXF+塧iX|"vzH^mnzZ0~ezvYlrدددv+ܕ,ǭ{[$v+uz]],ǭ{[$¶qZyrjY^uڟ6Bv-jZ>)u"jXzYuvɞv'"^ƙbq"+z橮zˮjh,ubjǧ}y֝z6S)ߢr)چi0 .b(+o݊݊bZz0rj)ޭدץk\8rV/q%w[h{^h֭jv\Wk\8v+ܕ,ǫ(ק֭jzWz{\{^kb'^Zy%ǜYM)ǜ\lrqVrqy%iZy%goq(gejoq(X%joq(ejoq(g_-ǜY`~*rqZyrm$.׫z^w7{bZy%yޭ֭jzWz{\{^kZyr]x&j"zmޜ?v+v+v+v+v+v+v+݊zVFsg%j/q(rfw)ǜ\lrqVrqy%iZy%goq(gejoq(X%joq(ej]j֯qhjeɶ w[^Zםy͝%j/q()zZy^rz{mj֯qhjeʖv)wk^ti6v+ܕ,ǭ{[$v+uZN},ǭ{[$¶qZyrjY^4qدޕ^uZ-Wr^pj!v+vZv%j,)^){+]\Zr(ښ)r2jޖƬj{,z~,۪q~j{ex^+_{ojȧ'EwZr)źwZZbb.rV+ljeyݦr+my-)ಗ^rGږǡl0*.rrP#Ho\cX߁0ejz,bbدrVu)u)bw׫Dzzek',1^]z^onq%j/q{+oרVz+j^r"vyJquZǝi&xiqƝj֯q槊fz♫^nq'F(!دrVu))zrVu)'jgm? 0ʋoޙ0Ga3)jj\Z+Z(͚hޗFZbs-bs-a!z(!t~y+ujYh+yږZ0~ez~{bbbدrVmnZدץk׹o5rVmnZ ڦǝj֯qhjeɩezV{ZEP-E@z˧iu"j2jxۚr)yجqZr'Zu.riz̜'Zv޲iڮڙƥ֝uu,wfvl0y(&unjZJޖz(ެ[unn֜݊݊bZz0rj)ޭدץuκrV/q%w[h{^h֭jv\Wuκv+ܕ,ǫ(ק֭jzWz{\{^kb'^8ZmZy%ǜYM)ǜ\lrqVrqy%iZy%goq(gejoq(X%joq(ejoq(g_-ǜY`~*rqZyrm$.׫z^o9ibZy%yޭ֭jzWz{\{^kZyr]x&j"zv+v+v+v+v+v+v+v+v+v+݊%j/q'zb'^~Zz0ǫ(Kz0rn{-z0rz{mZyrjY^~دrV{^Zy^rz{m睊zW{^{%j/q(rfw)ǜ\lrqVrqy%iZy%goq(g_-ǜY`~*rqZyrm$.׫zW{^{bZy%yޭ֭jzWz{\{^kZyr]x&j"^y]%j/q^z^us%j/q^0izy֭jv\WZ=g%j-^ܥz(vzkf)ߢuޭXxq-JpI6Cޥ6S.'h%j2ȦWh{l)^){+_ם )zY\$}lz~mʋVЏbwF-jZJޖz(ޭX{bbدrVu)u)bw׫Dzzek',1^]zVۇ6%j/q{+oרVz+j^r"vyJquZǝi&Zn]j֯q槊fz♫^nq'-v+ܕ,Dzzek'yޮ'jg,Dzzek'ڙ+rm 2nm(mVЏbwF)jj\Z+Z(͚hޗFZbs-bs-a!z(!t~y+ujYh+yږZ0~ez~{bbbدrVmnZدץNٷrVmnZ ڦǝj֯qhjeɩez^t͛qB$mWhr鞞֫Ͷ8^ iEnnX+ Ͷէ%j2ȦWh{l)^){+_ם )zY\$}lz~m 2nm(v*rմ#؝ ޞuz+bvhyQ 쀯R;C_ MLM ͌ MLLN ښwav 0'rv*z^0[ayƧⲷbr.k'Y^ ai0y&v*z^0ͷ'1܇m5R.k+h{^^r^즷ק,m=^m2qm{Iv]m{(-קˣƝvztz{h~w(hrܚb^ڮjڶjazVh}i"u퉩ijVx ݊pqzx^m~+ ^~*튷+h~eWjXzf;ددv+ܕ,ǫ(֢݊z_w%j/qX}/q%i춊oq']j֯qhjeɩez_wbZz0rz{]j֯qzg'v+uxמ,ǜ[y%tқy%oq(%joq(-ǜ[&-ǜ[&~*rfvVreVrqVrfuy%oq(_-uZǝi&rH+nz^z疼v+ܕ,ǜXj֯qzg'uZǝi*Zuاf)ޗyZbbbbbbbدץ